El Verdor

Este paisaje de tierra y esparto se transforma cuando se empiezan a alargar los días

 

Este paisaje de tierra y esparto se transforma cuando se empiezan a alargar los días y nos sorprende “el verdor”. Todo es frondoso y para quien conoce esta tierra, de colores rosa, tierra, oro y basalto, en otras épocas del año, es una sorpresa inmensa encontrarse con praderas, humedales llenos de juncos y ranas, ramblas y caminos con los márgenes repletos de plantas aromáticas y flores, muchas , muchísimas flores. El verdor llega en ésta época y se alarga hasta que los largos días de sol agostan de nuevo esta tierra, volviendo a los tonos ocres y dorados y las rocas y arenas calientes.
Es ahora cuando se disfruta de un paisaje sorprendente, el que toda tierra volcánica ofrece: la reacción de un espacio tan acostumbrado al sol y a la falta de lluvia, que responde con enorme generosidad al rocío de la noche. Así, hasta entre las piedras de basalto nacen flores amarillas, en los montes más áridos se llenan los espartos y albardines de plumeros, el matagallo aguanta el peso de sus coronas rosas, inunda el aire el olor del tomillo colorao y del romero y la lavándula, con sus diminutas flores encarnadas, azules, moradas…amarillas las mimosas y breves y blancas las flores de almendros. Altas yerbas desconocidas en otras estaciones esconden nuestros pasos y los caminantes disfrutan del sol, de la luz, de la primavera temprana de esta tierra. Es la época ideal para caminar y descubrir uno de los lugares más bellos del mundo escondido entre montañas y calas que un día fueron volcanes bajo el mar.

Playa de los Genoveses  Parque Natural Cabo de Gata Nijar

A %d blogueros les gusta esto: