LAS POLÍTICAS AMBIENTALES Y EL SENTIDO COMÚN

Parecería obvio que el título que encabeza este artículo, adentrado ya el siglo XXI, representara una sinergia común de alcance planetario, cuando algunos aún se empeñan en defender la globalización neoliberal como la única alternativa viable frente al concepto de “Aldea Global”. Ante un primer análisis semántico ambos conceptos, podrían sintetizar un enfoque común de lo inmediato. Pero nada más lejano de la realidad.





La “globalización neoliberal”, diseñada por los “países desarrollados”, mantiene unos objetivos bien definidos y afines a la otrora Roma colonial –ahora encabezada por los EEUU-. Bajo tratados de libre comercio, de “ayuda desinteresada” al subdesarrollo, se esconden evidentes intereses económicos y geo-estratégicos. La secular dicotomía entre Norte y Sur, entre riqueza y pobreza continúa siendo el estandarte, el escaparate de fondo que acompaña a todas estas “campañas humanitarias”. Tras más de una centuria de “revolución industrial” las diferencias sociales y económicas entre ambos hemisferios se hacen cada día más patentes y, aunque muchos no lo quieran seguir oyendo, la muerte por inanición, por falta de recursos médicos y por ausencia de compromiso entre la humanidad, continúa constituyendo la mayor pandemia dentro de esta época que nos ha tocado vivir.





La búsqueda de recursos naturales, para continuar con el desarrollismo a ultranza del “nuevo imperio”, se basa en dos conceptos contranaturales, ajenos a cualquier tipo de ética o moral no ajenas al sadismo más evidente: “el fin siempre justifica los medios” y “la razón de la fuerza, frente a la fuerza de la razón”. Casi nadie se preocupa o conoce la situación actual de Afganistán tras su “liberación”, como represalia frente a los atentados del 11S. Del mismo modo la población occidental ignora las consecuencias posteriores a la invasión de Irak, la asolación de su patrimonio cultural o las consecuencias epidemiológicas el empleo de Uranio empobrecido en las miles de toneladas de “proyectiles inteligentes” utilizados en sendas guerras que, en menos de una década, se han producido en el área.





Los que, como librepensadores, hemos abominado la guerra como el recurso de la incompetencia manifiesta del ser humano, aún tenemos que soportar que nos adjudiquen simpatías con el estado medieval de los Talibán o con la dictadura de Saddam, para justificar lo injustificable... terror por horror o viceversa, esa es la cuestión. Países asolados y sometidos de nuevo a la razón de la fuerza; pozos petrolíferos y oleoductos; intereses políticos y de multinacionales; en resumidas cuentas: rentabilizar la sangre derramada y convertirla en “petrodólares”. Esa es la única razón que justifica esta sinrazón, en un mundo que adora al “Becerro de Oro” y donde la ética no está de moda; es más... se persigue.





¿Qué tiene que ver esto con las políticas ambientales?... básicamente todo, porque la moral aplicada es idéntica. El nacimiento del movimiento conservacionista es reciente y podría enmarcarse en el último tercio del siglo XX. El compromiso con el entorno es un fenómeno paralelo a la aparición de una nueva ética, donde por primera vez en la historia de la humanidad se retoma el concepto de Pangea, y donde el hombre deja de ser dueño de la Tierra, para ser parte integrante de la misma. Donde el sentido común se antepone a los intereses particulares que, curiosamente, suelen coincidir mayoritariamente con los que apuestan por el uso de la fuerza y el concepto de “globalización neoliberal”. Precisamente por su origen constituye un movimiento social errático, sin ideologías políticas definidas, pero unido por conceptos morales comunes, como la paz, la lucha contra la desigualdad, el apoyo a la protección del entorno y el respeto por los Derechos Humanos.





Es precisamente dentro de este movimiento social donde nace el concepto de “Aldea Global” y donde, por vez primera, se anteponen los intereses del Planeta Azul a los patrios. De esta forma, esta aparente “masa social inconexa” es igualmente sensible a la destrucción y el asesinato de comunidades indígenas en la selva amazónica, la persecución de activistas dentro de Honduras y la asolación de su foresta, la destrucción de sabanas y bosques tropicales africanos, la degradación de las estepas de la antigua URSS o la especulación urbanística y agrícola que esta literalmente ahogando al Mediterráneo. Para los librepensadores, los movimientos ecologistas y conservacionistas, el hombre no es sólo un elemento más del paisaje, sino que su actuación en el presente determina directamente el futuro de esta minúscula bola cósmica y, por ende, nuestro camino común.





José Javier Matamala García


Almería – España


Editor y Webmaster de Almediam: http://almeriware.net/almediam/





Informante: Almediam, Fecha: 2003-08-10
El descanso y el cuidado del cuerpo, no esta reñidos con la diversión
El descanso y el cuidado del cuerpo, no esta reñidos con la diversión

El descanso y el cuidado del cuerpo, no esta reñidos con la diversión, por eso en el SPA Calagrande.

Leer mas

Actividades de Rodalquilar Arte
Actividades de Rodalquilar Arte

Asociación Rodalquilarte organiza: lectura de textos y…

Leer mas

13, 14, 15 de Abril VIII Desembarco Pirata en San Jose  2018
13, 14, 15 de Abril VIII Desembarco Pirata en San Jose 2018

"Un día los habitantes de San José se dieron cuenta de que un pueblo sin fiestas era como un jardín sin flores y la…

Leer mas

Carmen de Burgos y Rodalquilar
Carmen de Burgos y Rodalquilar

Ya no entendemos Rodalquilar sin Carmen…

Leer mas

Un Mar de Solidaridad
Un Mar de Solidaridad

Como cada año Mar Solidaridad llena…

Leer mas