LOS ALBARICOQUES Y EL CINE

Homenaje a Eduardo Fajardo

 

Manuel, uno de los niños que salían por las calles de Los Albaricoques en los western que allí se rodaron, propietario del Hostal Restaurante Alba e impulsor de la puesta en valor de los escenarios,  apenas alterados, que conforman las calles de Los ALbaricoques,  me cuenta hoy, cuarenta años después, la emoción que hubo en el Homenaje a Eduardo Fajardo, un actor que con más de 180 películas y decenas de interpretaciones en teatro y televisión,  sigue viviendo por y para cine.

Se ha puesto su nombre a una calle, en un emotivo homenaje:

 

Todos los alumnos del colegio de Los Albaricoques se vistieron de vaqueros para acompañarle por las mismas calles que pisó hace casi 40 años para grabar “Los Cuatro Salvajes” y le entregaron un recuerdo para que no se olvide de este pueblecito que, como él, vive el cine. “Esto no lo voy a olvidar nunca, aseguró Eduardo Fajardo, “me han hecho reconocimientos, pero siento éste como algo excepcional, sólo comparable a cuando tuve el primer bisnieto”.

La mañana comenzó fresca y soleada. Bajo el cartel de la calle Eduardo Fajardo, un centenar de personas esperaban la llegada de Fajardo. En frente, bajo un árbol, los vaqueros de la escuela se preparaban para recibirle.

Tras los agradecimientos y discursos, un paseo hasta el Bar Alba cerró la mañana en torno a un aperitivo animado y concurrido. Eduardo Fajardo fue el último en retirarse.

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: