Paseo hasta la Cala del Carnaje

Un precioso paseo de unos dos kilómetros, para llegar a la cala donde el mar acuna las piedras….

 

Cala Carnaje ...y es que la belleza a veces es muy bruta, y después de bajar el camino de tierra, dejando antiguos bancales con sus olivos y el resplandeciente esparto, flores que salen de grietas y piedras, y en lo alto y a la izquierda La Torre de los Lobos, vigilando después de siglos el horizonte, al fín y por fín divisamos la palmera que anuncia un oasis y que sin embargo nos asoma a una cala enorme, donde cantos redondos dan forma a una orilla de inquietantes paredes empujadas por el mar. No hay sombra, no hay arena, no hay agua, sólo la bruta naturaleza que nos enseña un mar virgen lleno de vida y un acantilado de lava que sí nos deja alguna poza en la que refrescarnos y algun trozo de roca sin aristas donde descansar. Las cuevas que forma el mar en las masa ignea provocan a buceadores y a navegantes curiosos. Una piscifactoría, tal vez la única del Parque, da un caracter de irrealidad a la mar. Pasar aquí un rato oyendo el agua sorda que se mueve por todas partes y que parece pasar por debajo de tí te hace volver a la tierra firme como si volvieras de una embarcación, deseoso de andar de nuevo por el camino que ahora sube de vuelta al mundo real.

A %d blogueros les gusta esto: