<< Volver a Información

Aljibes, norias, molinos de viento del Parque Natural del Cabo de Gata-Níjar

 

Los aljibes, tanques, norias, molinas y molinos de viento del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar tienen, en primer lugar, un alto interés etnológico (valores funcionales, morfológicos, tipológicos y simbólicos) al presentar un elevado número de elementos reveladores de la singularidad cultural de toda esta zona árida. Los elementos etnológicos seleccionados actúan como marcadores identitarios de los habitantes del Campo de Níjar permaneciendo profundamente arraigados en su memoria colectiva, recordándoles un pasado cercano en el que el constante trabajo sobre un territorio, cuyas características físicas lo hacen especialmente difícil de habitar, ha dado lugar a un acerbo cultural, de valores, actitudes, comportamientos sociales, técnicas y herramientas en un proceso de cambio continuo.

También, estos bienes etnológicos, en algunos casos, presentan un importante valor histórico, de gran interés científico y arqueológico, como testimonios representativos

para el conocimiento de la ocupación de diferentes culturas de este medio desértico, único en Europa, con precipitaciones inferiores a los 250 mm anuales. El aislamiento producido por un déficit en las comunicaciones, así como su insólita belleza, han convertido esta zona, según la moderna voluntad estética, en un lugar de indudables valores artísticos siendo objeto de diferentes manifestaciones por parte de pintores, fotógrafos, escultores, literatos, etc.

El acelerado proceso de transformación económica y social de los últimos decenios, con un crecimiento desordenado, y a menudo ilegal, de las infraestructuras de la nueva agricultura (invernaderos, almacenes, etc.) y de la presión inmobiliaria, y el grave riesgo de desertización y salinización de los acuíferos subterráneos, no ha modificado el paisaje tradicional del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar con la amplitud e intensidad de otros lugares de la provincia de Almería de características similares.

La estructura social y económica de esta zona, la estabilidad y rigidez de los sistemas hidráulicos y las técnicas de cultivo y aprovechamientos tradicionales, han permitido que, hasta muy recientemente, los bienes etnológicos documentados hayan estadoen uso continuado modelando el paisaje con su propia estructura material, por los contrastes de vegetación que introducían y por la existencia de canales de distribución y cultivos asociados.

Los pozos, aljibes y estanques representan diferentes mecanismos de captación, almacenamiento, distribución y gestión del agua pluvial y subterránea que conforman eficaces sistemas hidráulicos que aún se mantienen en uso doméstico, agrícola, ganadero o forestal indispensables para la vida cotidiana del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar. 

Los grandes aljibes ganaderos, no obstante, han perdido progresivamente su importancia por el declive de la ganadería trashumante. Los molinos de viento, introducidos en el s. XIX, perdieron su funcionalidad en los años 70, y desde entonces, el abandono generalizado ha originado su mal estado, con pérdida de la maquinaria y de la mayoría de los elementos de madera vinculados al inmueble. No obstante, los molinos de viento y las molinas o norias de viento son elementos o hitos paisajísticos fundamentales en la permanencia de la configuración histórica y actual del paisaje. Tipológicamente el molino de viento almeriense y la noria de viento tienen gran importancia al configurarse como variantes del molino de viento cartagenero, aunque con características propias que lo diferencian del mismo. Las norias, con un origen impreciso, son parte de un complejo hidráulico formado por el pozo, la propia noria, las balsas, el lavadero y la huerta próxima. El desfase tecnológico de las norias hizo que fuesen sustituidas por bombas y motores de gasoil o eléctricos permaneciendo hoy en un estado de ruina progresiva,con alguna excepción notable como la Noria del Pozo de los Frailes, ya rehabilitada.

 

 

Fuente: parquenatural.com

contenidos@parquenatural.com