Ruta Escullos - Isleta del Moro

Descripción:

Coordenadas:

 Inicio: 36º 48’ 16,44”N — 2º 3’ 46,97”O

 Final: 36º 48’ 49,52”N — 2º 3’ 13,87”O

 

El Moro Arraez

El nombre completo de la población es Isleta del Moro Arraez, denominación que tiene distintas explicaciones. Aunque no está propiamente en una isla, se asienta en una punta que parece continuarse por un islote contiguo, cuyo perfil evoca la figura de un turbante

o un casco, que evoca la morería. Pero dicen que la segunda parte del nombre viene más que de la forma del islote del hecho que pudiera haber sido, en algún momento histórico, guarida de piratas berberiscos.

Arraez no es el nombre de ningún moro, aunque tampoco se tenga seguridad sobre su origen. Para unos proviene de un término árabe que significaría patrón o capitán de barco, para otros designaba a quien tuvo los derechos de explotación de la moruna, que es un arte de pesca tradicional utilizado aún por los pescadores locales al paso de bancos de peces, como la lecha o el pez limón, durante sus migraciones estivales.

El cariz marinero del poblado no solo se mantiene en el nombre, ya que aún se siguen calando morunas y practicando otras actividades pesqueras, aunque cada vez más combinadas con otras ligadas al creciente empuje turístico.

 

Cómo Llegar:

A Los Escullos se llega por la carretera AL-4200, tomando una corta desviación entre

Rodalquilar y Pozo de los Frailes. Al norte del poblado, junto a la playa del Arco, se inicia el

sendero.

 

Aparcamiento:

Hay aparcamiento tanto al inicio como al final del sendero.

 

Senderos Próximos:

El parque natural tiene una amplia oferta de senderos señalizados. Entre los más próximos

están Escullos - Pozo de Los Frailes, Loma Pelada y Requena.

 

Perfil del Recorrido:

 - Trayecto: Lineal

 - Longitud: 1,6 km

 - Tiempo estimado: 40 minutos

 - Dificultad: Baja

 - Tipo camino: Senda

 - Sombra: Poca o nula

 - Autorización especial: No es necesaria

 - Recomendaciones: Llevar agua potable y vestimenta y calzado adecuados.

 - Paisaje/vegetación: Zona litoral con acantilados y playas. Vegetación escasa, con vistosas matas salpicando el terreno de especies autóctonas (palmito, tarajes, acebuches…) o introducidas (pitas o chumberas). Construcciones militares y poblaciones costeras ligadas en su origen a la pesca.

 

 - Desnivel máximo: 91 m

 - Cota máxima: 178 m

 - Cota mínima: 87 m

 

Los Escullos

El sendero arranca junto a Los Escullos, en su lado norte, a la altura del contacto de la playa del Arco con los acantilados, a menos de cien metros de la línea de costa (ver [1] en el mapa). En el lado contrario de Los Escullos está la batería de San Felipe, cuya visita es aconsejable. Fue construido durante el reinado de Carlos III y ocupado y desartillado durante la Guerra de la Independencia. Tras diversos avatares, se abandonó a su suerte en el siglo XX, hasta su restauración en los años noventa. Emprendemos el camino hacia la Isleta del Moro, que vemos desde un principio cerrando la cala. Caminamos por el borde de la playa, atravesando al poco de comenzar la desembocadura de una rambla. Nos acercaremos a la carretera, a la vez que la playa se va estrechando. A unos quinientos metros del inicio la arena cede su lugar a rocas que forman un arrecife. Tras él, aprovechando las pequeñas elevaciones del camino, podremos ver algunas zonas oscuras en el mar, que se deben a la presencia de praderas de Posidonia oceánica. Son formaciones vegetales acuáticas estratégicas para la conservación de la riqueza ecológica del mar Mediterráneo, y también para la defensa y seguridad de su litoral.

 

Roca y Arena

Pasaremos la punta rocosa cerca de una casa [2], para encontrarnos con otra playa de menores dimensiones. El camino discurre ahora entre suaves lomas y pequeños barrancos, en los que podemos observar algunas de las plantas significativas del parque natural, entre las que destacan por su vistosidad el palmito, el cornical, el rascamoños o la bufalaga marina, entre otras. Seguimos avanzando cerca del borde rocoso costero, viendo otras pequeñas y frágiles playas donde desembocan algunas barranqueras. Tras una de ellas [3] el camino se aleja momentáneamente de la línea de costa, adentrándonos en terrenos que otros tiempos fueron cultivados, como revelan las derruidas terrazas o balates que podremos ver en ellos. Se hacían estas nivelaciones para optimizar la retención del agua y la humedad y evitar la erosión. Pasando por la desembocadura de un cuarto barranco [4] podremos apreciar un pequeño palmeral, formando una macolla (varios vástagos que salen de un solo pie). Desde aquí tenemos una excelente vista del mirador de la Isleta hacia el que nos dirigimos. El murmullo del agua, volteando piedras y arena, nos acompaña y entretiene.

 

Isleta del Moro

La playa vuelve a aparecer en el último tramo del camino, aunque con una estrecha franja de

arena. Ya en las proximidades de la población, subiremos por unas escaleras de piedra hasta

llegar al mirador de La Isleta del Moro [5], donde finaliza el sendero. Desde aquí contemplamos el fondeadero y la barriada de la Isleta y, si miramos hacia poniente, podemos distinguir los domos de Los Frailes, máxima cota de la sierra volcánica del Cabo de Gata.

 

Escullos Isleta del Moro

El tramo costero entre Los Escullos y la Isleta del Moro -kilómetro y medio aproximadamente- tiene un recorrido fácil y agradecido. Tanto la fisonomía de su línea litoral como los paisajes interiores y los marinos varían en distintas y atractivas composiciones a lo largo del camino, desde el que nunca se pierde la vista del mar Mediterráneo. La naturaleza se muestra inmensa entre el mar y la estepa, y a ella se suman monumentos históricos y poblados representativos del amplio patrimonio cultural del parque natural.

 

BUENAS PRÁCTICAS

Deposite la basura en contenedores

Respete los bienes y propiedades privadas

No se permite la captura de animales

No se permite encender fuego

No se permite la pesca

Camina por los senderos marcados

No se permite la acampada libre

Descargas para navegadores y Gps: google earth GPXOzi Explorer