Ruta Los Genoveses de Cabo de Gata

Descripción:

Coordenadas:

Inicio: 36º 45’ 20,92”N — 2º 06’ 57,78”O

Final: 36º 44’ 16,76”N — 2º 07’ 07,95”O

 

Genoveses

Almería fue territorio musulmán durante casi los ocho siglos de su presencia en la península

Ibérica, convirtiéndose en uno de sus últimos reductos durante el reino nazarita.

Sin embargo, hubo una interrupción del dominio musulmán entre 1147 y 1157, el decenio en el que se mantuvo la ocupación cristiana llevada a cabo por una coalición liderada por Alfonso VII, rey de Castilla y León, en la que participaron aragoneses, genoveses y pisanos. El Papa Eugenio III le dio carácter de cruzada.

Una flota genovesa se mantuvo oculta durante el asedio de la ciudad de Almería en la ensenada en la que nos encontramos. Una estratagema de los sitiadores, que aparentaron huir, logró que los defensores de la ciudad la dejaran desprotegida, lo que aprovecharon

los genoveses para el ataque definitivo.

Los genoveses consiguieron así ampliar sus redes comerciales por todo el litoral mediterráneo andaluz, y dejar por doquier el recuerdo de su intervención, no solo en la toponimia, sino también en otros muchos detalles, como es la cruz del escudo de Almería, o

hasta en algunos apellidos frecuentes.

 

Cómo llegar:

A San José llega la carretera AL-3108 que continúa por la ronda del casco urbano hasta,

en dirección suroeste, llegar al camino de Mónsul. Recorridos unos trescientos metros de

tierra, encontraremos un camino a la derecha cerca del molino de Los Genoveses. En este

cruce se inicia el sendero.

 

Aparcamiento:

Hay un aparcamiento con unas 20 plazas en el cruce con la carretera asfaltada, a 150 metros

del panel de inicio.

 

Senderos Próximos:

El parque natural tiene una amplia oferta de senderos señalizados. Entre los más próximos

están Loma Pelada y Vela Blanca.

 

Perfil del Recorrido:

-Trayecto: Lineal

-Longitud: 2,3 km

-Tiempo estimado: 1 hora y 30 minutos

-Dificultad: Baja

-Tipo camino: Carril o senda

-Sombra: Escasa

-Autorización especial: No es necesaria

-Recomendaciones: Llevar agua potable y vestimenta y calzado adecuados.

-Paisaje/vegetación: Ensenada cerrada por cerros de origen volcánico de modesta altura. Playa, dunas fósiles y planicies de tierras de cultivo. Vegetación escasa con manchas de pinos, eucaliptos, palmitos, chumberas y otras plantas naturales o introducidas. Contadas

edificaciones, entre las que destacan algunas de interés histórico o cultural, como el molino

de viento, cortijos, aljibes, etc.


- Desnivel máximo : 41 m

- Cota máxima: 41 m

- Cota mínima: 0 m

 

San José

La carretera que llega a San José desde El Pozo de los Frailes por el norte (AL-3108)  continúa por la ronda de esta población desde donde sale el camino de Mónsul hacia el suroeste. Unos trescientos metros adelante desde que se acaba el revestimiento asfáltico, sale un camino a la derecha cerca del molino de Los Genoveses. En el cruce se inicia el sendero (ver [1] en el mapa). El restaurado molino de viento fue construido en mampostería de piedra revocada con cal o yeso. Su nivel superior está cubierto por un chapitel o tejadillo de tablas de madera, que alberga parte de la maquinaria de transmisión de la energía eólica a la molienda del cereal. Partiremos, por tanto, en dirección suroeste, al pie del cerro del Ave María, de 133 metros, que dejaremos a nuestra izquierda. Junto a la señal de inicio hay una mesa interpretativa sobre la vista que se observa desde el mismo, si queremos ahorrarnos la subida. El cerro es el extremo norte de la ensenada en la que está la playa de los Genoveses, utilizada como fondeadero. En frente, mirando al sur, se ve el extremo contrario -el Morrón de los Genoveses- adentrándose en el mar. Tierra adentro se distingue a continuación una duna fósil, el Cerro del Barronal y tras los llanos del Romeral la sierra volcánica del Cabo de Gata. La vegetación es variada en tan amplio espacio, dando una impresión de continuidad con paisajes del norte de África.

 

 

Playa de los Genoveses

Comenzaremos a andar por una vereda que nos dirige hacia la playa. A unos setecientos metros encontraremos un cruce de caminos [2] con hileras de pinos en sus márgenes,  plantas que llaman la atención entre los parajes desarbolados que son aquí comunes, con una cubierta vegetal formada por arbustos (palmito, cornical, bufalaga, rascamoños, pita o chumbera) y plantas herbáceas de vida fugaz, aprovechando momentos favorables. Más adelante, ya muy cerca de la playa, pasaremos por la desembocadura de una pequeña rambla, en la que crecen eucaliptos de formas caprichosas. También llamarán nuestra  atención las curiosas plantaciones de chumberas en los balates de los campos de cultivo del cortijo del Romeral. Continuamos nuestra andadura hasta llegar a las ruinas de un búnker [3] ya en el borde de la playa, que cuenta con una serie de dunas fijas y móviles en las que crece una vegetación típica compuesta principalmente por el barrón y las algodonosas. También distinguimos a nuestro frente una zona más deprimida, propensa a la inundación, en la que abundan plantas adaptadas a medios salinos (halófitas), entre ellas los tarajes.

 

 

Morrón de los Genoveses

Avanzaremos por la misma playa, por un camino poco o nada definido entre las arenas. A nuestra derecha tendremos el Campillo de los Genoveses y a la izquierda el mar Mediterráneo. Tras unos quinientos metros por la playa llegaremos a una zona pedregosa [4],

con colores blanco-amarillentos, que no es otra cosa que una gran duna fósil.

Un poco más adelante, al final de la playa, termina nuestro sendero, junto al fondeadero del Morrón [5], lugar en el que seguramente se produjo el conocido episodio del desembarco de los genoveses en 1147, guardado para siempre en la memoria que expresa la toponimia. Es aconsejable, de todos modos, continuar y subir al Morrón de los Genoveses, un promontorio volcánico de 74 metros de altura desde el que podremos ver el recorrido realizado, y donde estaremos rodeados por una de las seis reservas marinas que tiene el parque natural. Estas aguas transparentes albergan comunidades vegetales y animales de gran trascendencia para el entorno mediterráneo, como es el caso de las praderas de posidonia.

 

Los Genoveses

El desembarco histórico de una flota genovesa en el siglo XII dejó una profunda huella en la toponimia local. La ensenada donde sucedió el acontecimiento tiene una de las playas más emblemáticas del parque natural, buscada y disfrutada por turistas de todos los continentes, que además de sol y playa valoran los paisajes y la riqueza del patrimonio natural y cultural.

El sendero recorre la playa de norte a sur, desde el cerro Ave María hasta el Morrón de los Genoveses, dos cimas accesibles desde donde pueden contemplarse hermosas vistas de la costa.

 

 

 

BUENAS PRÁCTICAS

Deposite la basura en contenedores

Respete los bienes y propiedades privadas

No se permite la captura de animales

No se permite encender fuego

No se permite la pesca

Camina por los senderos marcados

No se permite la acampada libre

Descargas para navegadores y Gps: google earth GPXOzi Explorer