Ruta Loma Pelada

Descripción:

Coordenadas:

Inicio: 36º 47’ 34,14”N — 2º 3’ 50,25”O

Final: 36º 45’ 57,35”N — 2º 5’ 34,85”O

 

BUENAS PRÁCTICAS

Deposite la basura en contenedores

Respete los bienes y propiedades privadas

No se permite la captura de animales

No se permite encender fuego

No se permite la pesca

Camina por los senderos marcados

No se permite la acampada libre

 

Reservas Marinas

El Parque Natural Cabo de Gata-Níjar fue pionero en su condición de espacio protegido marítimo terrestre, reconociéndose así la estrecha relación que se establece entre los ecosistemas a uno y otro lado de la difusa línea de costa. Se declaró el parque natural en 1987 y ocho años después el Gobierno de España creó una reserva marina para la protección de los recursos pesqueros, que se extiende por una franja costera de más de 45 km entre Carboneras y la punta de Cabo de Gata. Otras figuras internacionales de protección (Reserva de la Biosfera o Zona Especialmente Protegida de Importancia para el Mediterráneo) se han sumado posteriormente a éstas que procuran proteger una importante superficie de costa, aguas y fondos marinos.

Unos fondos en los que se alternan superficies rocosas y arenosas, que albergan variadas comunidades de plantas y animales que no pueden dejar de sorprender a quien pueda contemplarlas. Dentro del parque natural se contabilizan más de mil especies en tierra, y un número similar en el mar, encontrándose en este medio la emblemática Posidonia oceánica, una planta que forma praderas que son objeto de especial atención por sus valores ecológicos. Respecto a la fauna hay que resaltar la presencia de representantes de la mayor parte de los grandes grupos de invertebrados marinos (esponjas de mar, gusanos poliquetos, moluscos…), y la presencia entre los vertebrados de especies tan valoradas como la tortuga boba, varios tipos de delfines y calderones o incluso el rorcual común. Hasta los años sesenta del pasado siglo resistieron los últimos reductos peninsulares de la foca monje.

 

 

Cómo Llegar:

A Los Escullos se llega por la carretera AL-4200, tomando una corta desviación entre

Rodalquilar y Pozo de los Frailes, la cual seguiremos un kilómetro más al sur de la población, donde se inicia el sendero.

 

Aparcamientos:

Hay un aparcamiento con unas 20 plazas al inicio del sendero. También existen plazas de aparcamiento al final del sendero, en cala Higuera.

 

Senderos Próximos

El parque natural tiene una amplia oferta de senderos señalizados. Entre los más próximos

están Escullos - Pozo de Los Frailes, Escullos - Isleta del Moro y Los Genoveses.

 

Perfil del Recorrido:

- Trayecto: Lineal

- Longitud: 5,9 km

- Tiempo Estimado: 2 horas y 30 minutos

- Dificultad: Baja

- Tipo Camino: Senda o carril

- Sombra: Poca o nula

- Autorización especial: No es necesaria

- Recomendaciones: Llevar agua potable y vestimenta y calzado adecuados.

- Paisaje/vegetación: Franja litoral abrupta en las faldas de domos volcánicos, en la que dominan acantilados y barranqueras. Pequeñas calas, con o sin playas, repartidas irregularmente. Vegetación escasa, con vistosas matas salpicando el terreno de especies autóctonas (palmito, cornical, cambrón,…) o introducidas (pitas o chumberas). Construcciones militares históricas y poblaciones costeras ligadas en su origen a la pesca.

 

- Desnivel Máximo: 120 m

- Cota Máxima: 136 m

- Cota Mínima: 16 m

 

 

Los Escullos

Iniciaremos el sendero a un kilómetro al sur de Los Escullos, en la continuación de la carretera que lleva a esta población desde la AL-4200 (ver [1] en el mapa). A unos doscientos metros de la costa, a la altura de Cala Cortada, avanzaremos en un trayecto paralelo a la misma, acercándonos al cerro de Los Frailes, que veremos desde un principio frente a nosotros. Sus 492 metros —una de las mayores cotas del parque natural— se elevaron por la fuerza de las erupciones volcánicas que conformaron el espacio. La humedad del mar próximo ayuda a mantener una vegetación que vemos relativamente abundante, formada por palmitos, cornicales, bufalagas, rascaviejas o zamarrillas del cabo, entre otras plantas.

Encontraremos un panel informativo que trata de las reservas marinas creadas en la zona

e hitos de piedra, visibles desde el mar, que las señalizan. Cuando hayamos caminado un

kilómetro pasaremos entre dos pequeños cerros por el collado Grande [2], desde donde

las vistas son mayor interés. Por él habremos pasado de Cala Chica a Cala Grande. Al

final de ésta nos adentramos algo más hacia tierra, a la altura de Punta de Loma Pelada,

para atravesar el barranco del Tollo.

 

Cala Tomate

Algo más adelante veremos una cantera, cuyos colores claros y llamativos que se deben al material que de ellas se extrae, la bentonita, que es una arcilla muy fina formada por la alteración de cenizas volcánicas, y que tienen múltiples usos industriales. Dejando atrás la cantera, llegaremos al poco a la Casa del Tomate [3], que son las ruinas de un antiguo cuartel de la Guardia Civil. Podemos acercarnos a ellas y seguir por un camino hacia el mar en la llamada Punta de la Hoya de la Torre, hasta llegar a un mirador natural de singular belleza. Es normal que las laderas que caen hacia la costa la formen canchales o derrubios de piedras volcánicas, en las que a duras penas sobreviven algunas plantas.

Volveremos a nuestra sinuosa pista trazada sobre unos materiales que revelan, de una

u otra forma, su origen volcánico. Avanzando algo más de un kilómetro llegaremos al barranco de Cala Tomate [4], un lugar adecuado para observar las laderas que tendremos a nuestra derecha, en las que hay restos de una antigua cantera de adoquines, aprovechando las disyunciones columnares al enfriarse los materiales basálticos.

 

Cala Higuera

Tras pasar esta zona de particular interés geológico, nos acercaremos al cerro de Cala Higuera, por cuyas faldas continúa el camino. Veremos que lo culmina una torre vigía, dominando espectaculares rompientes del mar, que podremos otear desde el sendero a nuestra derecha, asomándonos con precaución al mirador natural que tenemos a nuestra

izquierda. Volveremos al camino para continuar por un tramo de particular belleza, al borde de los acantilados.

Cuando el camino se encuentra con la cresta del cerro y hace una curva para rodearlo [5]

encontraremos otro mirador, situado en el punto más alto del recorrido, desde el que

podremos avistar San José, el Morrón de los Genoveses y Cala Higuera abajo. Disfrutemos

de este admirable paisaje y, después de un respiro retomaremos la bajada hacia el final del sendero [6] en Cala Higuera, también un lugar adecuado para disfrutar del agua, las vistas y, en fin, todo lo que conforma este privilegiado lugar.

 

 

Loma Pelada

El sencillo y cómodo recorrido que se propone con este sendero permite conocer de cerca lugares y paisajes muy representativos del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar. Se parte de Los Escullos donde se encuentra el castillo de San Felipe, uno de los bastiones levantados para la vigilancia y defensa de la costa en el siglo XVIII. Distintas muestras del rico patrimonio cultural y natural de la zona conforman atractivos paisajes costeros, en los que se entrevén la evolución de los modos de vida y de explotación de los recursos naturales.

 

 

BUENAS PRÁCTICAS

Deposite la basura en contenedores

Respete los bienes y propiedades privadas

No se permite la captura de animales

No se permite encender fuego

No se permite la pesca

Camina por los senderos marcados

No se permite la acampada libre

Descargas para navegadores y Gps: google earth GPXOzi Explorer