Ruta Río Alia

Descripción:

Coordenadas:

 Inicio: 36º 59’ 40,21”N — 1º 58’ 30,17”O

 Final:  36º 59’ 40,21”N — 1º 58’ 30,17”O

 

¿Río o rambla?

El clima árido y seco del sudeste ibérico no concede lugar a la existencia, en su estricto significado, de ríos, o sea, de corrientes de agua continuas, ni tampoco a arroyos, que son como una versión menor, pudiendo permanecer secos durante ciertos periodos del año. Los cauces de drenaje en este lugar son ramblas o barrancos, en los que las aguas corren sólo durante las lluvias, y con caudales directamente proporcionales a la intensidad de las  mismas. Las lluvias ya sabemos que son muy escasas, pero son relativamente frecuente descargas torrenciales que provocan grandes caudales en las ramblas, a los que contribuye la falta de una cubierta vegetal capaz de retener las aguas. Entonces los amplios lechos de las ramblas se inundan de aguas bravas, que se llevan por delante todo aquello que se ha construido o instalado confiando en una falsa estabilidad climática.

El río Alías, que desemboca en la playa del Algarrobico, es el curso de agua más importante del parque natural, pero no resulta ser una excepción total en la hidrografía local. Es cierto que en su lecho hay agua casi permanentemente y eso ha sido suficiente motivo para que se le considere río en la toponimia, pero tal vez no debiera ser considerado como tal aplicando estrictos criterios hidrográficos. De hecho su lecho y su morfología es muy similar al de algunas ramblas, con la particularidad de contar con una vegetación más abundante y  frondosa.

 

Cómo llegar:

Desde Carboneras tomar la N-341 hacia el oeste. Tras recorrer unos 7 km tomar el desvío

a la derecha hacia El Argamasón. Poco antes de llegar a la población hay un puente sobre el río Alías y doscientos metros antes una desviación para bajar al río, donde se encuentra el inicio del sendero.

 

Aparcamientos:

No hay aparcamiento habilitado al inicio del

sendero.

 

Otros Senderos:

El parque natural tiene una amplia oferta de senderos señalizados. Entre los más próximos

están Vía Verde de Lucainena a Agua Amarga y San Pedro - El Plomo - Agua Amarga.

 

Perfil del recorrido

-Trayecto: Circular

- Longitud: 4,2 km

- Tiempo estimado: 2 horas

- Dificultad: Baja

- Tipo camino: Senda, carril o pista

- Sombra: Escasa

- Autorización especial: No es necesaria

- Recomendaciones: Llevar agua potable y vestimenta y calzado adecuados.

- Paisaje/vegetación:Curso de rambla atravesando un terreno relativamente accidentado, con pendientes y cotas moderadas. Encajonamiento del cauce entre escarpes rocosos. Vegetación abundante en el lecho, formada, entre otras, por carrizos, cañas, tarajes o adelfas y escasa en el entorno de ambiente árido con matas dispersas de palmito, esparto, albaida, cornical u otras propias del la región o bien introducidas, como pitas o chumberas. Cultivos y construcciones de carácter tradicional.

 

- Desnivel máximo: 53 m

- Cota máxima: 154 m

- Cota mínima: 101 m

 

El Argamasón

El sendero comienza junto al puente sobre el río Alías de la carretera que lleva a El Argamasón desde la N-341, a medio kilómetro de la población. Doscientos metros antes del puente, viniendo de la nacional, hay un cruce que tomaremos a la derecha para bajar al río, que está a poco más de cien metros. Allí emprenderemos el camino (ver [1] en el mapa) en dirección contraria al curso de las aguas, es decir hacia el puente, que pasaremos por debajo. Desde un principio habremos notado la singularidad del lugar con respecto al entorno en que se encuentra. El río Alías, y su amplio e irregular cauce, está poblado por una vegetación que, sin exageración, puede calificarse de exuberante. Carrizos, tarajes, adelfas, cañas y otras muchas plantas forman una masa frondosa que atrae y cobija a una gran variedad de poblaciones. Ya podemos suponer que no encontraremos siempre igual el cauce, cuyo caudal oscila a lo largo del año entre máximos que sobrecogen y mínimos en los que se duda sobre su carácter permanente. La naturaleza pedregosa del lecho hace que el agua circule también de forma oculta y, en tiempo de estiaje, veamos sólo regueros discontinuos.

 

Refugios de fauna

Seguimos remontando el río en dirección suroeste, después de pasar a menos de doscientos metros del Argamasón. Al poco podremos observar a nuestra izquierda un escarpe formado por el propio río [2], cuyas superficies verticales atraen a muchas aves, entre ellas rapaces como los gavilanes o aguiluchos. Las pozas, que veremos alrededor, son también particulares refugios para la fauna, en este caso anfibios, reptiles o insectos como las libélulas. Junto al siguiente meandro veremos a nuestra izquierda el molino de Abajo, junto al que pasaremos más adelante. Avanzamos ahora en dirección noroeste y llegamos en seguida a una zona en la que se encaja el río [3] y nuestro camino se sale del cauce para ir sobre la parte alta del escarpe. En las superficies que quedan al descubierto están escritos

muchos de los procesos geológicos que han moldeado estos paisajes. Así, los depósitos

amarillentos, las margas, se formaron en un ambiente marino profundo; las calcarenitas

en otros más someros, y los conglomerados en zonas costeras. Junto al molino de Abajo

se encuentra el georrecurso megartesas del Argamasón.

 

Molinos

El cauce de la rambla vuelve a abrirse y bajamos a su nivel. Inmediatamente encontramos un lugar adecuado para cruzarla [4]. Ya en la margen derecha invertimos el rumbo que hemos llevado, subiendo a la zona alta de los escarpes, dirigiéndonos al molino que vimos desde la otra margen, precedido por un pequeño olivar. Un poco más allá del lugar donde cruzamos

la rambla se encuentra otro molino, que por aplastante lógica se llama el de Arriba, que está a unos ochocientos metros de éste, el de Abajo. Ambos se conservan aunque hace tiempo que cesó la molienda. Junto a ellos también se conservan distintos dispositivos y obras que lo hacían funcionar. Hacemos el camino inverso por una pista que transcurre entre el río y la rambla de los Santeros. Nos mantenemos lo más cerca posible del río tras una bifurcación de caminos [5]. Tras unos seiscientos metros estaremos junto al cortijo de la Olla, ya por una pista asfaltada que, en seguida, nos lleva al cruce en el que iniciamos el recorrido.

 

 

Río Alías

El río Alías es el curso de agua más importante del parque natural, el único al que se le llama río, porque es de aguas casi permanentes. Los demás son ramblas o barrancos, que sólo llevan agua en las raras ocasiones que llueve.El sendero recorre -ida y vuelta- uno de los tramos más interesantes del río, con zonas en las que su lecho se ensancha, como resulta frecuente en el caso de las ramblas, y otras en las que se reduce hasta tomar forma de garganta. La insólita vegetación y los muchos refugios que ofrece el roquedo acogen una abundante vida animal.

 

BUENAS PRÁCTICAS

Deposite la basura en contenedores

Respete los bienes y propiedades privadas

No se permite la captura de animales

No se permite encender fuego

No se permite la pesca

Camina por los senderos marcados

No se permite la acampada libre

Descargas para navegadores y Gps: google earth GPXOzi Explorer