Playa de los Muertos

Anchura: 30 m
Longitud: 1160 m
Arena: piedrecitas redondas
Carretera: N-341
Se trata, sin duda, de la playa más bella del litoral almeriense a pesar de su trágica toponimia. En ella, los contrastes se extreman. Frente a la blancura de sus granulosas arenas y el azul verdoso de sus cristalinas aguas aparece la tonalidad oscura y violácea de los cantiles volcánicos que edifican curiosos volúmenes. Es como si nos encontráramos en la paleta de un pintor. Cromatismo irreal, e insólitas formas, dibujan ésta espectacular playa de acceso fácil (N-341) hasta el aparcamiento y de difícil llegada a pie hasta el mar. Pero merece la pena. No dispone de servicios, pero da igual. Se practica el nudismo. Es un auténtico paraíso. Aguas peligrosas cuando hay corrientes y oleajes marinos. No te vayas de Almería sin visitarla. Volverás.