Enjoy Cabo de Gata

Parque Natural de Cabo de Gata - Níjar

«Venir al Parque Natural de Cabo de Gata a tocar no es ningún sacrificio»

Un año más Rodalquilar volverá a ser epicentro de la música clásica en Almería. Como cada verano desde hace ya 19 años, Clásicos en el Parque traerá un exquisito repertorio que aunado los excelsos escenarios naturales de Rodalquilar. Músicos de la talla de la pianista Rosa Torres-Pardo, Premio Nacional de Música, o Rocío Márquez, voz de la nueva generación del jondo, pisaran, entre otros, el ya habitual Anfiteatro de Rodalquilar. Un festival que dará el chupinazo mañana mismo y que se extenderá hasta el 30 de julio con entradas que se pueden adquirir en su página web. Pero esto no habría sido posible si en 2004 Javier Rovira no hubiera decido dar unas clases de música en la residencia El Bujo. Ahora desgrana su historia y esta edición a IDEAL.

–¿Cómo se le ocurrió iniciar esta aventura hace 19 años de crear Clásicos en el Parque?

–Llegamos a Rodalquilar para organizar un curso de música que se hacía en la residencia El Bujo. Teníamos 40 alumnos procedentes de toda España. Por las noches empezamos a hacer conciertos. Ese primer festival lo hacíamos los profesores del curso, los alumnos, era todo muy doméstico. El festival gustó mucho y el curso siguió otros cinco años hasta que se cerró El Bujo. El festival ya estaba en marcha y a partir de ahí hemos crecido mucho, sorteamos la crisis, la pandemia y aquí seguimos 19 años después, no está mal.

–Esperaba llegar a los 19 años o pensaba que iba a tratarse más bien de algo efímero.

–No. La idea era dar el curso de música, y me parecía el sitio ideal, pero no pensé que íbamos a estar todavía.

–¿Qué tiene Rodalquilar cómo escenario, por qué lo eligió siendo tan tortuoso en cuanto a lo técnico?

–La causa vuelve un poco a El Bujo. El tener la residencia en el que podíamos alojar a muchos alumnos. Quería hacer algo por el parque porque siempre me había gustado mucho. También hacía un curso muy similar en Panticosa, en los Pirineos, que también se acabó. Pensé en hacer algo aquí y mira por dónde surgió el amor, porque me enamoré locamente del pueblo y así sigo. El sitio es estupendo, la residencia funcionaba muy bien, el valle, el mar, pero por mucho que sueñes necesitas ayuda y el Ayuntamiento de Níjar desde el primer momento me ayudó y la consejería de medio ambiente también facilitando los espacios en una red que comenzó como te digo en El Bujo.

–Han reunido 18.000 espectadores en los pasados 18 años ¿Cree que el festival pueda buscar nuevos escenarios en el futuro con el fin de crecer aún más en público?

–El nombre del festival te dice un poco todo. Cuando hablas del par que es el Parque Natural del Cabo de Gata. Partiendo de ahí es un poco complicado. Luego, hacerlo en diferentes sitios del Cabo, pues ya se ha pensado. La cosa es que es complicado, necesitas un espacio, pues no se puede hacer un concierto en cualquier sitio. Imagínate en Mónsul, pues qué maravilla, pero no se puede, está protegido o está el viento. Aquí hemos encontrado un sitio muy bonito, con mucha fuerza, magia y que tiene esos espacios históricos como el anfiteatro. Quizás algún día, de momento vamos bien así.

–Por fin retorna en completa normalidad el festival ¿Qué supone para el festival y para el espectador?

–Efectivamente, ya no hay excepción de aforo, no hacen falta las mascarillas. Más que lo bien que vamos a estar, lo que agradezco infinitamente es cómo se ha portado la gente el año pasado y el anterior, cuando todo era tan difícil. El año gordo de la pandemia se hicieron solo tres conciertos, con medidas enormes. Aún así se llenaron y la gente estaba muy agradecida, nosotros también. Ahora va a ser un poco volver al 2019.

–¿Qué se va a encontrar el espectador este año?

–Tenemos lo que hacemos desde hace muchos años, casi todo en relación a la música clásica, pero también cosas que se le alejan. Tenemos cuatro conciertos de piano iniciando con Rosa Torres-Pardo. Hay una programación con muchas mujeres artistas, algo muy importante. Tenemos un concierto de música de Fanny Mendelssohn, la mujer de Felix Mendelssohn. Todo el mundo conoce al compositor, pero a ella no. Ella muchas veces componía y era él el que firmaba porque en esa época las mujeres no podían. Después tendremos música de los años 30 con cortos de animación y películas de la época; tendremos ópera, también habrá ballet, no habrá bailarines, pero se interpretarán los tres ballets de Stravinski de la mano de Marta Zabaleta; ya al final iremos al Flamenco con Rocío Márquez, que está en la cresta de la ola actualmente. Difícil que no encuentres algo que te guste.

–¿Cuál es el procedimiento cada año para traer a artistas de la talla de Rosa Torres-Pardo, Premio Nacional de Música, hasta un recóndito pueblecito de Almería?

–Venir al Cabo de Gata no es ningún sacrificio, les hablas de pasar un par de días y un concierto aquí… y el festival tiene su recorrido y luego yo soy pianista así que conozco muchas orquestas y consigo que vengan encantados. Rosa además es la tercera vez ya que viene. Actuó con el poeta Ruiz García Montero y Rocío Márquez hace ya varios años, vino una segunda vez. Tratamos a la gente bien y esto es muy agradable, por lo que se van contentos.

–Usted es pianista, da clases de piano y al mismo tiempo lo compagina con la organización del festival. ¿Cómo lo consigue?

–Claro, yo este año no voy a tocar, por ejemplo. Efectivamente organizar todo esto y luego estar pensando en ensayar y estudiar se complica mucho. A lo largo de estos años he aprendido lo que es hacer gestión. Son cosas diferentes que me gustan mucho. Te desdoblas y haces otra cosa. De estar al escenario a la organización, pero me parece muy bonito llevar la música y el arte a la gente para que disfrute, alimentarlos desde el punto de vista intelectual, porque es lo que hace el arte, instruirnos y si se hace aquí, muchísimo mejor.

–Es pronto aún para pensarlo, pero el año que viene la 20 edición ¿Podemos esperar algo especial como lo fue la 18?

–Algo haremos, no sé si tanto como el año pasado, porque hubo muchísima actividad, pero algo tendremos que hacer porque no se cumplen 20 años todos los días. Pero ahora mismo estamos todavía con este año, así que habrá que esperar a que se desenrede un poco el de este año.

en_US